Las víctimas

las-victimasLas autoridades elevaron a 152 el número de víctimas oficialmente fallecidas en la Explosión de Cádiz del 18 de agosto de 1947, cifra a la que debieron llegar contando prácticamente nombres y número de sepulturas y renunciando a un trabajo de identificación y certificación exhaustivo y propio de un gobierno responsable.

Un riguroso trabajo de investigación iniciado por José Antonio Hidalgo Viaña y culminado por José Antonio Aparicio Florido ha demostrado que el número de víctimas mortales se elevó con total certeza a 148 personas, si bien existen dos enterramientos de la misma época que despiertan sospechas en cuanto a su relación con la explosión. Se trata de un “varón sin identificar” y de un menor llamado Juan Francisco Jiménez Muñoz que fueron enterrados en el cementerio de San José, en Cádiz, sin que hasta la fecha se haya esclarecido su verdadera identidad. En el caso del niño Juan Francisco Jiménez Muñoz, albergado de la Casa Cuna, el enterramiento no es correcto puesto que no solo no fue dado por muerto sino que además figura entre la lista de niños albergados en el Hogar del Niño Jesús a finales de 1949. ¿A quién enterraron por él entonces?

Culminadas las averiguaciones de la investigación particular, la lista nominal de fallecidos es por tanto la siguiente:

 

1. Aldecoa Lacombe, María Felisa (c. 20 años).

Era hija de Juan Antonio Aldecoa Arias y Felisa Lacombe, y natural de Jerez de la Frontera. Tenía cuatro hermanos: Enrique, Arturo, Chuchi y Juanito. Su hermano Enrique se había casado con una Marcano y eso la convertía en familia política de la también fallecida Victoria Marcano González, en cuya vivienda de Cádiz se encontraba pasando la temporada veraniega. Su hermano Enrique Aldecoa Lacombe no se encontraba con ella en aquellos momentos, pero sí su sobrino Enrique Aldecoa Marcano, de nueve años, que resultó herido en el siniestro. Este y María Felisa fueron trasladados rápidamente al Hospital de San Carlos, pero las heridas de ella eran incompatibles con la vida. Fue enterrada en el cementerio de la Merced de Jerez el 20 de agosto junto a los miembros de la familia Paredes Marcano.

2. Amillategui Gómez, Dolores (66 años).

Hija de Vicente y Amparo, nació en Sevilla el 31 de agosto de 1880. Estaba casada con Manuel Gandarias Blanco, fiscal jefe de la Audiencia Territorial de Sevilla, con quien tenía nueve hijos: Dolores, María Josefa, Amparo, Leopoldo, Manuela, Vicente, Fernando, Jaime y Carmelo. Estaban pasando sus vacaciones en el grupo de viviendas “Las Terrazas”, en Bahía Blanca. La casa tenía varias plantas habitadas por distintas familias y allí los destrozos fueron muy severos. Se registraron más de doce heridos, algunos de considerable gravedad, hasta el punto de que todas las plantas amanecieron ensangrentadas.

Dolores Amillategui, su marido y su hija Manuela, que trabajaba en Sevilla como funcionaria de Correos, se encontraban descansando sentados en la terraza de su vivienda. De pronto, la explosión les tiró a todos de espaldas y Dolores se fracturó la base del cráneo, mientras que su hija resultó herida en la espalda y la cabeza, así como otras dos mujeres del servicio. Su esposo recibió numerosos mensajes de pésame tanto en su domicilio de Sevilla como en Cádiz, entre ellos el del presidente de la Audiencia Territorial de aquella provincia.

Manuel Gandarias protagonizó una dura acusación particular contra los responsables de la Armada, a los que consideró culpables de la catástrofe; pero su intento fracasó tras la inhibición judicial del caso de la jurisdicción civil a la militar.

3. Asencio González, Ana María (7 días).

Hija de Ildefonso Asencio Fernández y Joaquina González, y natural de Cádiz. Murió en la casa del Moral, en la barriada de San Severiano, donde fue extraída de entre los escombros.

4. Barea Amaya, José Hilario (2 años).

Nació en Jerez de la Frontera el 22 de diciembre de 1944 y fue bautizado en la Parroquia de San Miguel el 23 de mayo de 1945. Ingresó expósito en la Casa Cuna el 29 de diciembre siguiente. Fue enterrado sin identificar y reconocido por sor Gloria Ramos Limones en la fotografía núm. 68.

5. Barragán Ruiz, Isabel (78 años).

Viuda de José Bauzada, nació en Alpandeire (Málaga) el 4 de enero de 1869. Residía en la calle Pintor Viniegra, núm. 65, con su hija Carmen Bauzada Barragán y su nieta Victoria Soria Bauzada. Ambas perecieron también en este mismo domicilio. Falleció en el hospital a la cuatro y media de la tarde del 24 de agosto a consecuencia de las heridas sufridas.

6. Batista Benítez, María (19 años).

Hija de Antonio Batista Casanova y Catalina Benítez, nació en Cádiz el 20 de febrero de 1928. Vivía en la calle Amaya núm. 2, pero la explosión le sorprendió cuando trabajaba en el cocedero de gambas de A. Benítez, en San Severiano.

7. Bauzada Barragán, Carmen (42 años).

Hija de José e Isabel, nació en Cádiz el 13 de diciembre de 1904. Vivía en la calle Pintor Viniegra núm. 65 y estaba casada con Anselmo Soria Almazán, con quien tenía ocho hijos: José, Julia, Isabel, Anselmo, María del Carmen, Salvador, Manuel y Victoria. Su madre, Isabel, y su hija Victoria también fallecieron en la catástrofe.

8. Bedoya Mora-Figueroa, Fernando (4 años).

Hijo de Manuel Bedoya Amusátegui y Francisca de Mora-Figueroa Borrego, nació en Cádiz el 24 de septiembre de 1942, donde residía en el chalet San José con sus nueve hermanos: José, Francisco, Manuel, Teresa, María Jesús, María Antonia, Carlos, Alfonso y Rosario. Fue enterrado en el mismo nicho que su hermana Rosario, víctima también de la explosión. Su hermano José resultó herido.

9. Bedoya Mora-Figueroa, Rosario (2 años).

Nació en Cádiz el 12 de septiembre de 1944 y era hermana de Fernando Bedoya, que falleció junto a ella en un chalet de San Severiano.

10. Benavente Delgado, María Dolores (4 años).

Familia Benavente-Delgado
Familia Benavente-Delgado

Nació en San Fernando el 22 de febrero de 1943. Su padre, Rafael Benavente Bustillo, destinado en el Instituto Hidrográfico, era capitán de corbeta y segundo jefe de la base, por cuyo motivo vivían en el pabellón del Ayudante Mayor, donde les sorprendió el suceso.

Tras sacarla su padre de entre los escombros con la ayuda de algunos marineros que le ayudaron, fue ingresada en el Hospital Naval de San Carlos de San Fernando, donde falleció a consecuencia de las heridas. Su cadáver y el de su hermana Mercedes fueron trasladados al domicilio de su abuelo, el contralmirante Juan Benavente y García de la Vega, donde recibió el duelo, siendo posteriormente enterradas en el cementerio de esa localidad el día 20 de agosto. Su madre, Encarnación Delgado, resultó ilesa y su hermano Rafael, herido de escasa consideración. Este niño se convertiría años después en director del reconstruido Instituto Hidrográfico.

11. Benavente Delgado, Mercedes (6 años).

Hermana de Mª Dolores Benavente, que también falleció, nació en San Fernando el 1 de julio de 1941. Fue enterrada igualmente el 20 de agosto en el cementerio de su localidad natal.

12. Bermúdez Jurado, Antonia (18 años).

Hija de Bernardo Bermúdez y Ramona Jurado Jiménez, trabajaba como sirvienta en la Casa Cuna. Su cadáver fue identificado por sus hermanos Juana y José.

13. Blandino Jiménez, Encarnación (27 años).

Hija de José y Carmen, nació en Puerto Real el 10 de mayo de 1920, pero residía en la capital en la calle Cádiz, núm. 80. Falleció en su domicilio de San Severiano, donde vivía con su tío Pedro Jiménez Pozo, que resultó herido.

14. Blasco Fabra, Juliana (40 años).

Hija de Mariano Blasco y Juliana Fabra Corchado, nació en El Puerto de Santa María el 11 de julio de 1907 y residía en la calle Tolosa Latour, núm. 8-B. Estaba casada con Raimundo Palacios Pascual, también fallecido, con quien tuvo tres hijos: Raimundo, Inmaculada y Juan Carlos. Ninguno de ellos consiguió sobrevivir.

15. Blázquez González, Manuela (3 años).

Hija de María de la Cruz Blázquez González, nació en Algeciras el 1 de enero de 1944 e ingresó albergada en la Casa Cuna el 19 de febrero de 1946. Fue identificada el 30 de agosto por la fotografía núm. 21.

16. Bonet Rodríguez, José (2 años).

Nació en Cádiz el 9 de octubre de 1944 y fue bautizado el día 15 de ese mismo mes en la parroquia gaditana de San Lorenzo, ingresando expósito en la Casa Cuna el 7 de diciembre de 1946. Su estado de salud siembre había sido muy delicado. Fue identificado por sor Gloria Ramos Limones en la fotografía núm. 16/R2.

17. Cama Moreno, Josefa (7 años).

Hija de Ricardo Cama Jiménez y Josefa Moreno de la Rosa, nació en Cádiz el 14 de abril de 1940. La explosión le sorprendió en su domicilio de la calle Amadeo Rodríguez, núm. 81. Su cadáver fue identificado por su padre Ricardo Cama.

Rosa Campos Rincón
Rosa Campos Rincón

18. Campos Rincón, Rosa (30 años).

Nació en Trebujena el 29 de noviembre de 1916 y era hija de Antonio Campos Fernández (Trebujena) y Teresa Rincón Mateos (Benaocaz). Trabajaba como sirvienta y se encontraba acompañando a la hija de Juan Antonio Aldecoa, María Felisa Aldecoa Lacombe, durante su veraneo en la casa de los Paredes-Marcano. Rosa y Felisa fallecieron junto a otros ocho ocupantes.

19. Caña Hernández, Isabel (9 años).

Ingresó albergada el 2 de octubre de 1938. Los responsables de la Casa Cuna la incluyeron en la lista de niños fallecidos, aunque no figura enterrada en el cementerio de San José. Existe no obstante una “Hembra sin identificar” a la que le corresponde la fotografía núm. 69 y que podría tratarse de Isabel. La vigilante del Hogar, Consuelo Sánchez, aseguró que la vio sacar muerta en la tarde del día 19 de agosto.

20. Cebada Real, Manuela (80 años).

Nació en Chiclana de la Frontera en 1867, pero residía en Cádiz en la calle Amadeo Rodríguez núm. 76. Era viuda y tenía una hija, Ana Fernández Cebada. Su cadáver fue identificado por su nieto, José Salado Fernández, marinero de la Base de Defensas Submarinas.

21. Cejudo Cebada, Ramón (36 años).

Ramón Cejudo Cebada
Ramón Cejudo Cebada

Hijo de Ildefonso y María de la Concepción, nació en Puerto Real el 30 de diciembre de 1910. Estaba casado con María de los Ángeles Caldelas López, con quien tenía dos hijos: María Concepción y Juan. Era mecánico de profesión y trabajaba para la Armada como parte del personal civil a su servicio, siendo operario de primera de la Maestranza. Pertenecía al Grupo de Lanchas Rápidas al igual que el oficial, también fallecido, Alejandro Goma Barahona, con quien se encontraba cenando en el comedor de oficiales.

22. Cendán Seijas, Concepción (75 años).

Hija de Francisca y Genoveva, nació en Mondoñedo (Lugo) el 8 de abril de 1872. Era la madre superiora del Asilo de San José y estaba pasando unos días de descanso en la Casa Cuna junto a sor Josefa Saralegui Cuercun, otra de las hermanas de su dotación. Falleció en el Hospital de Mora a las diez de la mañana del 23 de agosto.

23. Cerezo Rodríguez, Francisco (55 años).

Francisco Cerezo Rodríguez
Francisco Cerezo Rodríguez

Hijo de Francisco y Josefa, nació en El Puerto de Santa María el 2 de octubre de 1891. Vivía en la calle Amadeo Rodríguez, núm. 81, y estaba casado con María Visitación Casal, con quien tenía cuatro hijos: Francisco, Josefa, Pedro y Alfonso. De profesión mecánico, entró a trabajar en los astilleros el 8 de septiembre de 1941 como oficial de montaje y ascendió a la categoría de oficial de tercera.

24. Chamorro Álvarez, Juana (31 años).

Hija de Antonio y Juana, nació en Puebla de Cazalla (Sevilla) el 31 de diciembre de 1915. Trabajaba como lavandera en la Casa Cuna, donde residía.

25. Cintado Morera, José (36 años).

José Cintado Morera
José Cintado Morera

Hijo de José y María, nació en Cádiz el 2 de marzo de 1911. Vivía en la calle 24 de Julio núm. 5 y estaba casado con Caridad Martínez Ortega, que también falleció a consecuencia de la catástrofe. No tuvieron hijos. José era peón de albañil y trabajaba en los astilleros, aunque la explosión sorprendió al matrimonio en su domicilio. Dada la relación con Carmen González de la Torre, a quien ayudaban en las tareas domésticas, sus nombres figuraron junto a los miembros de la familia Paredes en la esquela publicada en Diario de Cádiz el 27 de agosto de 1947.

26. Collantes Cantero, Agustín.

Agustín Collantes Cantero
Agustín Collantes Cantero

Hijo de Antonio y María Antonia, nació en Medina Sidonia el 11 de enero de 1911. Vivía en Cádiz en la calle Rutilio núm. 2 y estaba casado con Maruja Álvarez Enríquez, con quien tenía dos hijos: María y José Luis. Antiguo empleado de los Depósitos del Monopolio de Petróleos, entró a trabajar en los astilleros el 24 de junio de 1946 gracias a los informes favorables de Santiago Villamil. Comenzó como peón y apenas hacía unos días que le habían ascendido a sopletista con la categoría de oficial de segunda, siendo destinado al taller de maquinaria. Murió en el Hospital de Mora a las cinco de la tarde del 19 de agosto.

27. Corbera Cepillo, Josefa (63 años).

Natural de Puerto Real, era hija de Ramón y Margarita. Murió en el Hospital de San José, de San Fernando, a consecuencia de una fractura de cráneo. Su hermano, José Corbera Cepillo, que también resultó herido, era el capellán de la Casa Cuna, junto a la cual residían.

28. Cruz Gutiérrez, Francisca (65 años).

Era natural de Medina Sidonia. Viuda de José Benítez, con quien tuvo cuatro hijas, puede ser la madre de María de la Paz Benítez Cruz, de 21 años, que resultó herida en la Casa Cuna y que sería otra de las sirvientas de esta institución. Lo más probable es que Francisca se hallara también allí cuando ocurrió la explosión. Otra tal Antonia Benítez Cruz, que podría ser hermana de María de la Paz Benítez Cruz, declaró su pérdida ante la Comisión Pro-Damnificados.

29. Deudero Quevedo, Carmen (7 años).

Nació en San Fernando el 11 de agosto de 1940. Era hija de Juan Deudero Serrano y Mercedes Quevedo Rodríguez, y tenía dos hermanos: Juan y Mercedes. La explosión les sorprendió en su domicilio de la calle Tolosa Latour núm. 8 A-B, donde también falleció su madre. Su hermano Juan resultó gravemente herido al clavársele una estaca de la techumbre en el pulmón. Durante el cortejo fúnebre el ataúd fue portado por familiares tras el féretro de su madre. A su paso, el comercio y la industria cerraron sus puertas.

30. Díaz Bayo, José (20 años).

José Díaz Bayo
José Díaz Bayo

Hijo de Fernando Díaz y Francisca Bayo Fernández, nació en Cádiz el 20 de junio de 1927 donde vivía en la calle Pi y Margall núm. 26. Estaba soltero y tenía cuatro hermanos menores: Fernando, Francisco, Carmen y Ángela. Con ellos vivían también sus abuelos, Francisco Bayo y Carmen Fernández. Comenzó a trabajar en los astilleros el 18 de octubre de 1941 como aprendiz de herrero, pasando posteriormente a maquinaria, aunque causó baja voluntaria dos años después. En noviembre de 1945 regresó a la empresa como aprendiz de ajustador de cuarto año, nuevamente al taller de maquinaria, donde murió. Estaba encuadrado en la Sección de Centros de Trabajo del Frente de Juventudes. Su madre fue la persona que identificó su cadáver.

31. Díaz Moreno, Juan (1 año).

Hijo de Francisca, nació en Cádiz en fecha no indicada, pero poco antes de ser bautizado en la Parroquia de Santa Cruz el 17 de abril de 1946. Ingresó expósito en la Casa Cuna el día siguiente. Fue identificado en la fotografía núm. 63.

María Domínguez Permañe
María Domínguez Permañe

32. Domínguez Permañe, María (59 años).

Hija de Ignacio y Antonia, nació en Cádiz el 14 de octubre de 1887. Vivía en la calle Tolosa Latour núm. 2 y estaba casada con Juan Madero Ruca, que resultó herido. Ambos se encontraban en su domicilio en el momento de la explosión. Trabajaba como limpiadora en los astilleros, donde entró el 18 de octubre de 1937.

33. Doroteo García, Manuel (37 años).

Hijo de Ambrosio y María, nació en Algodonales el 5 de marzo de 1910. Vivía en Cádiz en la calle Hospital de Mujeres núm. 62 y estaba casado con Encarnación Carneiro Gutiérrez. Su madre, María García Suárez, convivía en el domicilio del matrimonio.

Manuel Doroteo García
Manuel Doroteo García

Comenzó a trabajar como calentador en los astilleros el 11 de noviembre de 1925, pero causó baja voluntaria en agosto de 1928. Regresó a la empresa al año siguiente como ayudante armador, pasando luego a calderería y soldador eléctrico, con la categoría de oficial de primera. Al no hallarse su cadáver se le dio por desaparecido, no siendo reconocido por su esposa en ninguna de las fotografías que le mostraron. Sin embargo, su cadáver debe corresponder a las fotografías núm. 10 ó 24, correspondientes a cadáveres de hombres adultos enterrados sin identificar.

34. Falcón Benítez, Sebastián (43 años).

Sebastián Falcón Benítez
Sebastián Falcón Benítez

Hijo de José María e Isabel, nació en Puerto Real el 23 de enero de 1904 y vivía en la calle Rosario núm. 22. Estaba casado con Carmen García Romero, con quien tenía dos hijos: José María y Antonia. Comenzó a trabajar en los astilleros el 18 de noviembre de 1930 como peón, pasando luego a hornero de fundición y guarda suplente. Finalmente se convirtió en guarda jurado, empleo que comenzó ejerciendo precisamente en la Fábrica Nacional de Torpedos en 1933, cuando ésta era todavía propiedad de la comunidad de bienes Echevarrieta y Larrinaga. Estaba destinado en el control de entrada de la factoría, por donde se incorporaba en ese momento el personal del turno de noche, y murió en el acto al recibir la onda expansiva de forma directa. Su cadáver fue identificado por su hermano Francisco.

35. Fernández de la Cruz, María Teresa (4 años).

Hija de José Ramón Fernández Muñoz y de María de la Cruz Asencio, nació en Cádiz el 7 de junio de 1943. Su padre era teniente de navío y estaba destinado en el Instituto Hidrográfico, motivo por el que tenían su domicilio en la residencia de oficiales de la base. Salvo su madre, que resultó herida leve, en su casa murieron todos: su padre, su hermano Rafael y su tía abuela. Los cadáveres de los dos hermanos fueron localizados el día 19 e identificados por su abuelo Rafael Fernández Llébrez, coronel de infantería.

36. Fernández de la Cruz, Rafael (8 años).

Hermano de María Teresa, también fallecida, nació en Cádiz el 9 de junio de 1939.

37. Fernández Gil, Luisa (9 años).

Luisa Fernández Gil

Albergada de la Casa Cuna, nació en Cádiz el 2 de enero de 1938. Era hija Josefa Gil López, viuda de Antonio Fernández y tenía cinco hermanos: Antonio, Josefa, Juan, Cristobalina y Rosario. Por su edad estaba alojada en el Sanatorio Madre de Dios, que era un edificio colindante a la Casa Cuna. Su cadáver fue identificado por su tío Francisco Gil López. Al mismo tiempo, sor María del Pilar González creyó reconocerla en la fotografía núm. 22, que en realidad correspondía a Irene Flores Blanco, quien fue enterrada con el nombre de Luisa Gil Fernández, es decir, con el nombre de la anterior pero con los apellidos cambiados.

38. Fernández Muñoz, José Ramón (44 años).

Hijo de Rafael Fernández Llébrez, coronel de infantería, y María Muñoz, nació en Cádiz el 26 de diciembre de 1902. Estaba casado con María de la Cruz Asencio y tenía dos hijos: Teresa y Rafael. Era teniente de navío y estaba destinado en el Instituto Hidrográfico, por lo que vivía con su familia en la residencia de oficiales situada en las dependencias de la Base de Defensas Submarinas. Con ellos vivía la tía política de su esposa, María de los Santos Mateo Álvarez. A excepción de su esposa, todos los demás murieron en la catástrofe. El cadáver de este marino fue hallado hacia las once de la mañana del miércoles día 20, horas después de haber sido encontrados los de sus hijos.

39. Ferrera Gutiérrez, José María (2 años).

Hijo de María, nació en Cádiz el 6 de noviembre de 1944 y fue bautizado el día 13 de ese mismo mes en la Parroquia de Santa Cruz, justo antes de ingresar como expósito. Fue identificado el día 30 de agosto por la fotografía núm. 17.

40. Flores Blanco, Irene (5 años).

Irene Flores Blanco
Irene Flores Blanco

Nació en Cádiz el 16 de marzo de 1942 y era hija de Antonio Flores Aznar y nieta del también fallecido Antonio Flores Sánchez. Vivían en la calle Tolosa Latour núm. 5, justo encima de la familia Rossi, que también padeció trágicamente las consecuencias de la destrucción de sus hogares. Su padre y su hermano Antonio también resultaron heridos de gravedad, por lo que su cuerpo y el de su abuelo quedaron allí enterrados entre los escombros hasta que la encontraron los equipos de rescate.

Dada su corta edad y la proximidad de su domicilio al Sanatorio Madre de Dios, sor María del Pilar González la confundió durante la ronda de identificaciones fotográficas con la niña albergada Luisa Fernández Gil, que también había perecido. Días más tarde, el 27 de agosto, Diario de Cádiz publicó una nota de sus familiares en la que se rogaba por el paradero de Irene junto a la que se mostraba una fotografía de la pequeña. En dicha nota se decía además que su hermano había resultado herido en San Severiano y sus padres hospitalizados. Pero la dura realidad era que había sido enterrada sin identificar en el cementerio de Cádiz el 21 de agosto y fue su padre quien, al salir del hospital, tuvo que reconocerla por la fotografía núm. 22.

41. Flores Sánchez, Antonio (66 años).

Hijo de Rafael y Juana, y viudo de Luisa Aznar Montero, nació en Cádiz el 2 de noviembre de 1880. Estaba jubilado y vivía con su hijo Antonio Flores Aznar y con su nieta Irene Flores Blanco, que también falleció en la catástrofe. Su cadáver fue encontrado el mismo día que el de su nieta durante la retirada de escombros de lo que había sido su casa.

42. Frigolet Álvarez, Francisco (64 años).

Hijo de Antonio y Francisca, nació en Cádiz el 4 de octubre de 1882. Vivía en la calle San Judas, núm. 2, y estaba casado con Ana Monzo Mesa, con quien tenía seis hijos: Antonio, Enrique, Manuel, Eloisa, Francisca y María del Carmen. Comenzó a trabajar en los astilleros el 2 de noviembre de 1920, donde permaneció hasta 1934, en que fue despedido por exceso de personal en una de las épocas más difíciles económicamente para la factoría. Volvería a incorporarse en noviembre de 1936 y de ahí hasta el día de su fallecimiento. Su primer oficio fue de electricista, aunque también ejerció de herrero de ribera, calderero y, por último, engrasador.

43. Gálvez Ortega, Isabel (68 años).

Nació en Nerja (Málaga) el 19 de enero de 1879. Era viuda de Constantino Reyes Gutiérrez, con quien había tenido seis hijos: Constantino, Antonia, Isabel, Rafaela, Constantina y Francisca. Su cadáver fue identificado por su hijo Constantino Reyes Gálvez. Murió en su domicilio del Grupo España, cuyas habitaciones quedaron totalmente destrozadas. Unas 175 familias vivían en ese grupo y a pesar de ello sólo murió esta vecina. Su nuera era conocida como La Canaria y al principio fue a ésta a quien se dio por muerta. Isabel Gálvez Ortega era también la madre del secretario del parque de intendencia militar de la plaza de Cádiz. Su hija Antonia también resultó herida.

44. Gálvez Pérez, Antonio (63 años).

Hijo de Víctor y Sofía, y natural de Val Santo Domingo, estaba casado con Raquel Morejón Gómez de Agüero con quien residía en la plaza de Víctor núm. 14-Y. Trabajaba como maestro nacional y director de la escuela núm. 3 de San Severiano. El fallecimiento se produjo cuando paseaba por la plaza de Víctor acompañado de su esposa. Éste fue arrojado a cierta distancia por la onda expansiva, golpeándose contra algo que le hizo perder todo el lado derecho del rostro y le ocasionó la muerte fulminante. El hecho se describió en la revista Brisas de la siguiente manera: “El faro de un coche ilumina la terrible escena que ofrece un cuerpo muerto, junto al que llora una mujer y unos niños”.

45. García Camacho, Esteban (59 años).

Hijo de Guillermo y María, nació en El Puerto de Santa María el 27 de enero de 1888 y residía en la plaza de la Catedral núm. 4. Estaba soltero y vivía solo. De profesión industrial, se hallaba trabajando en el saladero, en Huerta María, donde le sobrevino la explosión. Su cadáver fue identificado por Rafael Sacaluga García.

46. García Dionisio, Francisco (33 años).

Francisco García Dionisio
Francisco García Dionisio

Hijo de Encarnación Dionisio Ballina, viuda de Juan de Dios García, nació en Cádiz el 21 de agosto de 1913 y vivía en la calle Plocia núm. 7. Estaba casado con Manuela Martín Núñez, con quien tenía dos hijos: Francisca y Juan. Era conocido como Paco, el Niño del Matadero. A los diecisiete años entró a trabajar en los astilleros el 11 de septiembre de 1930, donde permaneció hasta 1934, año en que fue despedido por exceso de personal debido a la crisis industrial, regresando al tajo al año siguiente. Su primer oficio fue de aprendiz de calderero de hierro, aunque en 1937 pasó a soldador, alcanzando la categoría de oficial de primera.

47. García García, Francisca (2 años).

Nació el día 2 de marzo de 1945 y fue bautizada el 9 de marzo del mismo año en la Parroquia de Santa Cruz de Cádiz, ingresando expósita ese mismo día. Debido a un error de identificación por parte de Francisco Gil López, tío de Matilde Moreno Sánchez, fue enterrada con el nombre de Matilde Sánchez Moreno en el cementerio de Cádiz, de ahí que en el libro de enterramientos falte su nombre verdadero y aparezca duplicado el de Matilde Moreno Sánchez con los apellidos cambiados. La religiosa sor Gloria Ramos Limones la echó en falta durante el traslado de los niños supervivientes de la Casa Cuna y la Diputación Provincial la dio por desaparecida. Posteriormente, en el libro de expósitos 505 la propia Diputación la considera fallecida. Nadie podía figurarse que su identidad estaba escondida bajo la lápida que decía “Matildita Sánchez Moreno”.

48. García Vázquez, Lorenzo (50 años).

Hijo de Lorenzo y Francisca, nació en San Fernando el 30 de abril de 1897, aunque en su expediente personal de los astilleros se indica que nació el 4 de octubre de 1900, sin que podamos determinar cuál de las dos fechas es la correcta. Vivía en el callejón del Gas, en Huerta Santa Rosario, y estaba casado con María Carramal Regui con quien tenía cinco hijos: Faustino, Manuel, Rafael, Antonio y Margarita. Entró a trabajar por primera vez en los astilleros el 6 de junio de 1929 por un corto período de tres meses. En una segunda ocasión obtuvo un contrato de diez meses entre 1930 y 1931, después de lo cual entró a trabajar en Casa Maure, regresando de nuevo a la factoría el 8 de junio de 1946, gracias a los informes de Vicente Bengoechea. Era herrero con categoría de especialista de segunda. Su cadáver fue identificado por su sobrino Francisco.

49. Gil Morales, María de las Nieves (3 años).

Hija de Antonio Gil González y Mercedes Morales García, nació el 5 de agosto de 1944 en Sanlúcar de Barrameda, donde fue bautizada en la Iglesia Mayor Prioral de Nuestra Señora de la O el día 21 de octubre de 1944. Ingresó expósita cinco días después. Fue identificada el día 30 de agosto en la fotografía núm. 67.

50. Goma Barahona, Alejandro (56 años).

Alejandro Goma Barahona
Alejandro Goma Barahona

Hijo de José y Magdalena, nació en San Fernando el 17 de enero de 1891, donde residía en la calle Vidal, núm. 10. Estaba casado con Carmen Oanes Fuertes, con quien no tenía hijos. Era mecánico mayor de la Armada y estaba asignado a la dotación del Grupo de Lanchas Rápidas. Ingresó en el CASTA como auxiliar 2º de máquinas el 15 de noviembre de 1931 e ingresó posteriormente en el cuerpo de suboficiales el 25 de noviembre de 1940. Durante su carrera militar, segada por la explosión, recibió numerosas recompensas: cuatro cruces de plata de la Orden del Mérito Naval, tres de ellas con distintivo rojo y una con distintivo blanco, una Medalla Naval colectiva, una medalla de la campaña 1936-1939 y dos Cruces de Guerra.

51. Gómez Alcañiz, José (27 años).

Hijo de Miguel Gómez Mateos y Concepción Alcañiz, nació el 16 de octubre de 1919 en La Línea de la Concepción. Estaba soltero y residía en Cádiz con sus padres en la calle Marqués del Real Tesoro, núm. 6. Comenzó a trabajar en los astilleros como tornero el 3 de julio de 1940, alcanzando pronto la categoría de oficial de tercera. Murió en el Hospital de Mora a las ocho de la tarde del día 19.

52. Gómez Arroyo, Carmen (53 años).

Nació en Palencia el 4 de mayo de 1894, en el seno de una familia distinguida y muy cristiana de la localidad. Pertenecía a la orden religiosa de las Hijas de la Caridad de Cádiz y era la superiora de la Casa Cuna. Fue golpeada en la cabeza por un voluminoso jarrón decorativo y murió en el acto, siendo enterrada en el cementerio de Cádiz entre las primeras víctimas de la explosión.

53. Gómez Martínez, María Teresa (9 meses).

Hija de Enrique Gómez Gutiérrez y Ángeles Martínez, nació en Cádiz el 29 de octubre de 1946, ingresando albergada el 14 de marzo de 1947 a los cuatro meses de edad. Fue identificada por la fotografía núm. 59.

54. González González, Miguel (4 años).

Hijo de Miguel González y Carmen González de la Torre, era huérfano de padre y tenía a su madre enferma. Por ello ingresó albergado por primera vez el 16 de abril de 1945. El 26 de febrero de 1946 volvió a ingresar pero esta vez por carecer su madre de medios para mantenerlo. Murió en su domicilio a las dos y media de la madrugada del día 22 de octubre de 1947 a consecuencia de las heridas sufridas por la explosión durante su segunda estancia en la Casa Cuna.

55. González Massón, José María (16 años).

José María González Massón
José María González Massón

Hijo de José González Ramos y Antonia Massón, nació en Cádiz el 29 de agosto de 1930. Era congregante de María Inmaculada y San Juan Berchmans, del centro Berchmans de la capital, y vivía en la calle Progreso núm. 72-73. El 8 de agosto de 1945 entró en los astilleros como aprendiz de tornero en el taller de maquinaria, encuadrado en la Sección de Centros de Trabajo del Frente de Juventudes. Había alcanzado la categoría de segunda. A consecuencia de las heridas padecidas, falleció en la sala de San Vicente del Hospital de Mora a las nueve menos cuarto del amanecer del día 22, una semana antes de su diecisiete cumpleaños.

56. González Milán, Antonio (45 años).

Antonio González Milán
Antonio González Milán

Era hijo de Francisco y Josefa, y natural de Rota. Estaba soltero y vivía en Cádiz en la calle Callejones de Cardoso, núm. 15. Al principio se le consideró como desaparecido, pero en realidad había sido trasladado hasta el cementerio de Cádiz, siendo uno de los primeros cadáveres en ser enterrado durante la inhumación masiva del día 20. Tenía una hermana llamada Josefa, que fue quien percibió la indemnización de la mutualidad y de la Comisión Pro-Damnificados. Entró a trabajar en los astilleros el 11 de noviembre de 1937 como peón de movimiento, pasando a maquinaria al año siguiente. Este taller resultó completamente siniestrado tras la explosión y allí perecieron la mayoría de los trabajadores de esta factoría.

57. González Montero, Francisco (31 años).

Francisco González Montero
Francisco González Montero

Hijo de Manuel y Manuela, nació en Medina Sidonia el 17 de abril de 1916, y residía en la calle Rosa, núm. 46. Estaba casado con Ana Núñez Peregrino, con quien tenía tres hijos: Ángela, María y Francisco.

Francisco entró en los astilleros el 16 de junio de 1941 y pidió la baja voluntaria en octubre de 1944. Casi un año después de su salida volvería a esta empresa el 14 de junio de 1945, con el oficio de peón de almacén. Su cadáver fue identificado por varios compañeros el día 21 de agosto, después de que su cuerpo, casi destrozado, fuera extraído en torno al mediodía de debajo de los escombros del taller de maquinaria, donde trabajaba.

58. Guerrero Rendón, Ángel (48 años).

Ángel Guerrero Rendón
Ángel Guerrero Rendón

Hijo de Juan Manuel y Josefa, nació en Cádiz el 13 de agosto de 1899. Vivía en la calle Álvarez Cabrera núm. 26, y estaba casado con Rosario Lago Beiro, con quien había tenido tres hijos: María, Francisco y Ángeles. Entró a trabajar en los Astilleros el 24 de noviembre de 1944 como peón de movimiento. Murió cuando apenas hacía unos días que había celebrado su cumpleaños.

59. Gutiérrez Rodríguez, Calixto (28 años).

Hijo soltero de Manuel José Gutiérrez Aguado y Dolores Rodríguez Callealta, nació el 11 de julio de 1919 en Cádiz, donde vivía en la calle Arbolí, núm. 19. Tenía cuatro hermanos: Carmen, Antonio, Manuel y José Luis. Dos de ellos coincidieron combatiendo en el frente durante la Guerra Civil, por lo que Calixto obtuvo el beneficio de retrasar su incorporación a filas.

Calixto Gutiérrez Rodríguez
Calixto Gutiérrez Rodríguez

Gracias a ello comenzó a trabajar en los astilleros el 2 de junio de 1937 como aprendiz de mecánico, siendo ascendido poco después a ayudante de tercera. Pero en noviembre del año siguiente tuvo que dejar el empleo para incorporarse al ejército. Retornaría al dique el 21 de mayo de 1942 como mecánico especialista, llegando a alcanzar la categoría de oficial de tercera. Su cadáver fue identificado por uno de sus hermanos.

60. Hernandorena Ondarreta, Ángel (56 años).

Hijo de Ángel Hernandorena y Carmen Ondarreta Ayerdi, era natural de Somorrostro (Vizcaya). Vivía en Cádiz en la calle Progreso núm. 75, y estaba casado con Aurora Treviño Escobar, con quien tenía dos hijos: Carmen y Joaquín. Era encargado de remachadores en la factoría de Matagorda. Murió en el interior de su domicilio y su cadáver fue identificado por su hijo Joaquín, a quien para mayor vergüenza el juzgado obligó a buscar un certificado de defunción que fue expedido por el doctor Agustín Cruz Bernal, cuyo consultorio estaba en la calle Adriano, hoy avenida de Portugal. En Diario de Cádiz del 21 de agosto de 1947 aparecía erróneamente que la persona que lo identificó fue un tal Joaquín de Sena Díaz, lo que demuestra las incorrecciones que abundaron en numerosos documentos de la época.

61. Jiménez Amstrong, María (67 años).

Hija de Diego y Margarita, nació en La Línea de la Concepción el 9 de julio de 1873. Estaba casada con Camilo Martínez Otero, con quien tenía 5 hijos: José, Margarita, Alfonso, Manuel y Ricardo. Era conocida en su barrio como María la de la bolsa. Residían encima de la familia Palacios Pascual, que pereció al completo. Su marido Camilo también resultó herido.

62. Labio Caballero, José (6 meses).

Hijo de Manuel y Consuelo, y natural de Cádiz. Su cadáver fue identificado por su padre, quien lo extrajo hacia las dos de la madrugada de entre los escombros de su domicilio, situado en la calle Progreso núm. 77.

63. Laboisse Doile, Elena (74 años).

Aunque de nacionalidad española, nació en Francia el 4 de noviembre de 1873 y llevaba más de cuarenta años de servicio en la Casa Cuna de Cádiz, a cuya dotación de las Hijas de la Caridad pertenecía. Era hija de un militar francés, pero debieron instalarse pronto en España, donde incluso hoy día persisten algunas ramas de la familia, como por ejemplo en Jerez. La catástrofe la sorprendió acostada en su dormitorio, en la planta superior del edificio. Las paredes y los techos de la habitación se le vinieron encima y entonces el piso cedió, precipitándose hasta el piso de abajo. Su cadáver fue el último de las religiosas en ser encontrado, lo que ocurrió en la mañana del día 21 de agosto. Todavía estaba tendida sobre el armazón metálico de su cama y cubierta de ingentes cantidades de piedras y vigas de la techumbre. Su cadáver fue identificado por sor María Ramírez Bermejo, de la dotación del Hospital de Mora.

64. Lara Secades, Francisca (64 años).

Hija de Francisco y Antonia, nació en Vejer de la Frontera el 6 de febrero de 1883 y era viuda de Manuel Muñoz Rubio, con quien había tenido tres hijos: Antonio, Josefa y Manuel. Residía en la calle Carmen, núm. 6, y trabajaba como sirvienta en la Casa Cuna, donde le sorprendió la explosión.

65. Lasala de Haro, María Luisa (47 años).

Hija de Baldomero y María Dolores, y natural de Vera (Almería). Estaba casada con Gabriel Pérez González, con quien tuvo dos hijos: José Luis y Gabriel. La explosión le sorprendió veraneando en su chalet de temporada llamado Villa Angelita, situado en la calle Santa María de la Cabeza, núm. 4. Éste quedó completamente destruido. María Luisa murió en el Hospital de San Juan de Dios a las cinco de la tarde del día 19. Su cadáver fue identificado por el alcalde de Chiclana, ya que su marido falleció con ella. Su hijo José Luis resultó herido grave.

66. Linares de la Torre, Concepción (55 años).

Concepción Linares de la Torre
Concepción Linares de la Torre

Hija de Antonia y Manuel, nació en Puerto Real el 12 de mayo de 1892. Era viuda de Manuel Sotelo Díaz y tenía tres hijos: Manuel, Antonio e Isabel. Vivía con esta última en Cádiz, en la calle Amadeo Rodríguez núm. 81. Trabajaba como limpiadora en los astilleros desde el 18 de abril de 1942, aunque su fallecimiento se produjo en su domicilio.

67. López Noguera, Antonio (21 años).

Marinero perteneciente al Grupo de Lanchas Rápidas. En la lista de fallecidos confeccionada por la Armada se indica que era natural de Málaga, pero otras fuentes señalan que nació en la localidad granadina de Torrenueva. Su cadáver fue hallado en la mañana del día 20.

68. López Osorio, Manuel (7 meses).

Era hijo de Juan López Macías y Concepción Osorio, y natural de Cádiz. Residía en la calle Garaicoechea núm. 15, aunque se desconoce si falleció en este domicilio, lo que parece más probable. Sobre su muerte la revista Brisas escribió lo siguiente: “Una luz de carburo a la puerta de un hospital guía los pasos de aquel otro hombre que lleva en los brazos, con un destello de esperanza, sin saber la triste realidad, el cadáver de su hijo”. Probablemente se trate de una nota cargada de emotividad, ya que este niño falleció en el Hospital de Mora a las cuatro de la tarde del día 25 de agosto, siendo enterrado el día siguiente.

69. López Tudela, Francisco (21 años).

Hijo de Ricardo y Encarnación, y natural de Sanlúcar de Barrameda, era marinero electricista perteneciente al Grupo de Lanchas Rápidas.

70. Loureiro López, Rosendo (22 años).

Nacido en la localidad de Cariño (La Coruña) el 15 de febrero de 1925, era uno de los marineros pertenecientes a la dotación del Instituto Hidrográfico. Su cadáver fue encontrado en la tarde del día 20 e identificado por sus compañeros Juan Luis Quirós y Tomás Martínez Sierra. Años más tarde, el 13 de septiembre de 1977, sus restos fueron exhumados y trasladados a su ciudad natal.

71. Louzán García, José (43 años).

José Louzán García
José Louzán García

Hijo de Dolores García Leiva, viuda de Felipe Louzán, nació el 1 de noviembre de 1903 en Cádiz, donde residía en la calle Encarnación núm. 24. Estaba soltero y tenía dos hermanas: Carmen y Dolores. Comenzó a trabajar en los astilleros como peón el 11 de enero de 1945.

72. Mancilla Cordón, Juan (67 años).

Hijo de Rafael y Ana, nació en Ubrique el 18 de marzo de 1880 y residía en la calle Navas núm. 7. Era viudo de Rafaela Cotrino y dejó cuatro hijos: Ana, Elena, Rafaela y Juana. Trabajaba como guarda de la Iglesia de San Severiano, que se encontraba en construcción. Allí le sorprendió la explosión.

73. Marcano González, Victoria (38 años).

Hija de José y Milagros, nació en Jerez de la Frontera el 22 de junio de 1909 y residía en la calle 24 de Julio núm. 1. Estaba casada con Manuel Paredes y González de la Torre, un conocido armador gaditano, que sobrevivió a la catástrofe al hallarse en el muelle pesquero acabando las faenas del día. Tenían cuatro hijos: José Manuel, María Josefa, María del Carmen y Milagros. Salvo José Manuel, los demás murieron, siendo enterrados el 20 de agosto en el cementerio de la Merced, de Jerez de la Frontera, de donde era natural la familia Marcano.

74. Marcano Guazo, Cirila (39 años).

Hija de Vicente y Bernarda, nació el 9 de julio de 1908 en Bárcena de Pie de Concha (Santander). Celadora de la Archicofradía de María Auxiliadora, se encontraba soltera y residía en la casa rectoral del Sanatorio Madre de Dios con su hermano Marcos, sacerdote y capellán de esta institución.

La noche del 18 de agosto decidió visitar, acompañada de María Felisa Aldecoa, a su prima Victoria Marcano González en un chalet próximo al Sanatorio. Su cadáver fue hallado en la tarde del día 20 entre los escombros de la casa de los Paredes. Su hermano Juan Marcano permaneció muchas horas frente al chalet derruido de los Paredes aguardando con esperanza el hallazgo de su hermana Cirila viva, pero al final la encontraron entre los restos de lo que había sido cuarto de aseo.

75. Marín Rosa, José (1 año).

Nació en Jerez de la Frontera el 26 de mayo de 1946 e ingresó expósito el día 6 de junio de 1946, teniendo que ser bautizado posteriormente en la Parroquia de Santiago Apóstol y de la Victoria el día 17 de ese mismo año. Fue identificado el día 3 de septiembre por la fotografía núm. 65.

76. Martín Pérez, José Antonio (34 años).

José Antonio Martín Pérez
José Antonio Martín Pérez

Hijo de Pedro y Rosario, nació en Cádiz el 23 de enero de 1913. Vivía en la calle Trinidad, núm. 12, y estaba casado con María López Guerrero. Comenzó a trabajar en los astilleros el 22 de enero de 1944 como mecánico ajustador y con la categoría de oficial de tercera. En 1945 fue ascendido a la categoría de oficial de segunda y al año siguiente pasó al taller de mecánica, donde debió sorprenderle la explosión. Su cadáver fue identificado por su cuñado Ramón Benítez Núñez.

77. Martínez Morales, José Luis (2 años).

Hijo de Rafaela Martínez Morales, nació en Sanlúcar de Barrameda el 24 de abril de 1945 e ingresó albergado el 5 de septiembre de ese mismo año. Su cadáver fue identificado por su madre y fue enterrado en el nicho H, fila 6ª, patio 1º de la línea Este Párvulos. Sin embargo, sor Gloria Ramos Limones creyó identificarlo también el día 3 de septiembre en la fotografía núm. 25, por lo que en el libro de enterramientos del cementerio de Cádiz consta un segundo niño justo a continuación del anterior con su misma identidad pero enterrado en el nicho C, fila 1ª, patio 1º, línea Oeste Párvulos. Este podría tratarse sin embargo de José Bonet Rodríguez, a quien se dio por muerto pero cuyo cadáver nunca apareció.

78. Martínez Ortega, Caridad (31 años).

Nació en Medina Sidonia el 29 de septiembre de 1915 y estaba casado con José Cintado Morera, fallecido también en la catástrofe. Residían en la calle 24 de Julio núm. 5.

79. Martínez Rodríguez, Mercedes (5 meses).

Era hija de Adolfo Martínez Aguirre y Ángeles Rodríguez, y natural de Cádiz. Tenía dos hermanos: Ernesto y Ángeles. Su padre resultó herido. La explosión le sorprendió en su domicilio de la calle Santa María de la Cabeza.

80. Martos Álvarez, Antonia (3 años).

Hija de José Martos Bueno y Luisa Álvarez García, nació en Cádiz el 11 de noviembre de 1944 e ingresó albergada el 22 de marzo de 1946 a los dieciséis meses de edad. Tenía una hermana llamada Pilar dentro de la institución que ingresó en la misma fecha. Fue identificada el día 26 de agosto por la fotografía núm. 58, después de publicarse en Diario de Cádiz la siguiente nota rogando por su paradero:

“SOBRE EL PARADERO DE UNA NIÑA

Se ruega a la persona que pueda dar algunos informes de la niña, de tres años de edad llamada Antonia Martos Álvarez, pelo rubio, desaparecida de la Casa Cuna. Sus padres se llaman José Martos Bueno y su madre Luisa Álvarez García.

No ha sido encontrada desde la noche del día 18 ni ha aparecido su cadáver. Por si se encuentra entre los heridos evacuados a algunas de las poblaciones cercanas, se ruega lo comunique en Valverde, nº 4.”

81. Mateo Collantes, Remedios (29 años).

Nació en Puerto Real el 9 de abril de 1918 y trabajaba como sirvienta de la Casa Cuna. Con toda probabilidad era hija de Josefa Collantes García, quien declaró la pérdida de una hija ante la Comisión Pro-Damnificados de la catástrofe. Su fallecimiento no está inscrito en el Registro Civil y sin embargo la corrección del padrón de 1947 la declara como fallecida en el día de la catástrofe. Podría corresponderle la fotografía núm. 19 de la mujer no identificada enterrada en el cementerio de San José en el nicho núm. 37, fila 5ª, patio 5º, de la línea Este.

82. Mateo Álvarez, María de los Santos (86).

Hija de José y Francisca, nació en Alcalá de los Gazules el 5 de diciembre de 1860. Era viuda de Juan Asencio Fernández y se alojaba con la familia Fernández de la Cruz en la residencia de oficiales de la Base de Defensas Submarinas, ya que era tía de María de la Cruz Asencio, esposa del teniente de navío José Ramón Fernández Muñoz. Fue la primera persona enterrada en el cementerio de Cádiz el día 20 de agosto.

83. Matos Figueira, Antonio (48 años).

Hijo de Manuel y Juana, nació en Pontevedra el 18 de octubre de 1898 y residía en el barrio de Santa María, en el callejón del Moro núm. 17. Estaba casado con María América Villar Rey, que también falleció cuando paseaba con él por el puente de San Severiano. Dejaron cuatro hijos: Antonio, Carmen, José y Manuel.

Era capataz de Vías y Obras del Ayuntamiento. Su hijo, Antonio Matos Villar, que acompañaba al matrimonio en su paseo, resultó gravemente herido, necesitando una curación de 38 días en el Hospital de Mora. El Ayuntamiento de Cádiz les concedió a sus hijos una pensión extraordinaria del 50% de su salario. De la custodia de sus hijos se hizo cargo su suegro Jesús villar Iglesias.

84. Mesa Castillo, Francisco (2 meses).

Nació el 11 de junio de 1947 en Jerez de la Frontera, donde fue bautizado en la Iglesia del Apóstol Santiago y de la Victoria, ingresando expósito el 26 de junio de ese año. Fue identificado el día 3 de septiembre en la fotografía núm. 60.

85. Miret Márquez, Francisco (21 años).

Francisco Miret Márquez
Francisco Miret Márquez

Hijo de Francisca Márquez Cáceres, viuda de Emilio Miret, nació en Cádiz el 7 de octubre de 1925 y vivía en la plaza de España núm. 10. El 13 de enero de 1941, a la edad de quince años, entró en los Astilleros de Echevarrieta como aprendiz de mecánico de segundo año, encuadrado en la Sección de Centros de Trabajo del Frente de Juventudes, ascendiendo a oficial de tercera. Falleció en el Hospital de Mora a las cinco de la tarde del 19 de agosto.

86. Molins Ruiz, Guillermo (15 años).

Hijo de Guillermo Molins Peralta y Josefa Ruiz Rosa, nació en Cádiz el 14 de septiembre de 1931 y residía en el Campo del Sur núm. 54. Tenía tres hermanos: Dolores, María y Antonio. Según el libro de defunciones del Registro Civil, la explosión le sorprendió en las proximidades de la Base de Defensas Submarinas. Falleció en el Hospital de Mora entre el 20 y el 21 de agosto y se le practicó la fotografía núm. 51.

87. Moreno Sánchez, Matilde (2 años).

Hija de Miguel y Josefa, nació en Cádiz el 22 de octubre de 1944 e ingresó expósita en la Casa Cuna el día 2 de noviembre de ese año, el mismo día en que fue bautizada en la Parroquia de Santa Cruz. El día 30 de agosto su tío político Francisco Gil López creyó identificarla en la fotografía núm. 15, pero alteró el orden de sus apellidos y de ahí que se practicara otro enterramiento bajo el nombre de Matilde Sánchez Moreno, que en realidad no existe.

Hay razones de peso para creer que, con certeza casi plena, en este otro lugar fue enterrada la niña expósita Francisca García García, dada por desaparecida por la Casa Cuna. Nadie reclamó la pérdida de Matilde Moreno Sánchez a la Comisión Pro-Damnificados de la catástrofe o, por lo menos, no se le concedió cuantía alguna a ningún familiar.

88. Muñoz Tineo, Francisco (52 años).

Hijo de José y Dolores, nació en Cádiz el 25 de agosto de 1894. Estaba casado con Ángeles Sallago Pérez, con quien tenía cinco hijos. Residía en la calle 24 de Julio núm. 111. Fue hospitalizado en San Fernando, donde falleció a consecuencia de las heridas. Era celador de la Junta de Obras del Puerto y compañero de trabajo de Raimundo Palacios Pascual, también fallecido en la catástrofe. La explosión debió sorprenderle en su domicilio, ya que su mujer también resultó herida y hospitalizada. Su hijo Rafael Muñoz Sallago, de 14 años, resultó herido.

89. Ortiz Gutiérrez, Miguel (49).

Hijo de Francisco y Antonia, nació en Álora (Málaga) el 2 de junio de 1898 y residía en la calle Cádiz, núm. 80. Estaba casado con Dolores Reyes Navarro y tenía tres hijos: María, Antonia y Miguel. Trabajaba como telegrafista en la Estación de Ferrocarriles de Cádiz. Su hija María, de 23 años, resultó herida muy grave, siendo dada de alta el 30 de octubre de ese año.

90. Osto Pardiña, Manuel (38 años).

Hijo de José y Dolores, nació en Sevilla el 9 de septiembre de 1908 y vivía en la calle Adriano núm. 58. Estaba casado con Francisca Moreno Saucedo, con quien tenía una hija: María Luisa. Se desconoce el lugar en el que le sorprendió la explosión. Falleció en el Hospital de Mora a las siete y media de la mañana del 28 de agosto, practicándosele la autopsia.

91. Palacios Blasco, Inmaculada (5 años).

Ana María Salinas con Inmaculada Palacios
Ana María Salinas con Inmaculada Palacios

Hija de Raimundo Palacios Pascual y Juliana Blasco Fabra, nació en Cádiz el 6 de diciembre de 1941 y residía en la calle Tolosa Latour núm. 8-B, donde pereció toda la familia.

92. Palacios Blasco, Juan Carlos (7 días).

Hermano del anterior.

93. Palacios Blasco, Raimundo (3 años).

Hermano de los dos anteriores.

94. Palacios Pascual, Raimundo (41 años).

Hijo de Eugenio y Cándida, nació en Benegiles (Zamora) el 30 de agosto de 1905 y estaba casado con Juliana Blasco Fabra, también fallecida. Del mismo modo murieron sus tres hijos: Raimundo, Inmaculada y Juan Carlos. En su vivienda no quedó ningún superviviente. Raimundo Palacios era Ordenanza de la Junta de Obras del Puerto. Su cadáver fue identificado por su cuñado Mariano Blasco Fabra. Al perecer toda la familia, la indemnización correspondió a su madre política, Juliana Fabra Corchado.

95. Palma Ruiz, Jesús Gabriel (20 años).

Hijo de Sebastián Palma Navalta y de María Ruiz Martín, nació en Ceuta el 24 de diciembre de 1926, donde vivía en la calle Molino núm. 30. Tenía una hermana y dos hermanos, el mayor de los cuales iba a contraer matrimonio en octubre. Era marinero y pertenecía a la segunda brigada de la Base de Defensas Submarinas, adonde pasó destinado del Cuartel de Instrucción de Marinería el 13 de septiembre de 1946.

Al igual que su compañero Andrés Sánchez Orozco, la noche de su muerte vigilaba el almacén de minas núm. 1. Podrían corresponderle los restos humanos sin identificar enterrados el 21 de agosto en el cementerio de Cádiz en el nicho 29, fila 5ª, patio 6º, de la línea Norte.

96. Paredes González, Petra (24 años).

Hija de Domingo y Gumersinda, nació en Zarza de Alanjes (Santander) en 1923. Estaba soltera y tenía una hija llamaba Dominga de la Cruz Paredes. Llevaba seis meses residiendo en Cádiz, adonde llegó en tren desde su ciudad natal. Al parecer trabajaba como sirvienta en casas particulares, aunque otras fuentes indican que también trabajaba en la Casa Cuna. Cuando se produjo la explosión estaba sentada en un banco de un jardín próximo al puente de San Severiano, acompañada por otra persona con la que estaba conversando en el frescor de la noche. Su acompañante se salvó, pero ella resultó mortalmente atravesada por un trozo de metralla. Su cadáver fue identificado por su cuñado Manuel García Carvajal, marido de su hermana Ramona.

97. Paredes Marcano, Milagros (9 años).

Hija de Victoria Marcano González y Manuel Paredes González de la Torre, nació en Cádiz el 18 de junio de 1938. El chalet en el que vivían en la calle 24 de Julio núm. 1, frente al Sanatorio Madre de Dios, quedó completamente derruido. Su madre y sus hermanas María del Carmen y María Josefa también murieron en la catástrofe, de la que solo sobrevivieron su hermano José Manuel y su padre, que se hallaba ausente de su domicilio en ese momento.

98. Paredes Marcano, María Josefa (1 año).

Hermana de la anterior.

99. Paredes Marcano, María del Carmen (12 años).

Hermana de las dos anteriores, nació en Cádiz el 14 de abril de 1935. Todos fueron enterrados durante un acto multitudinario en la tarde del día 20 de agosto en el cementerio de la Merced de Jerez de la Frontera.

100. Parra Sánchez, Enrique (2 años).

Hijo de Joaquín Parra Calvo y Josefa Sánchez Olivera, nació el 3 de febrero de 1945 en Los Palacios (Sevilla), donde fue bautizado el 11 de febrero. Ingresó como expósito el 2 de agosto de 1946. Fue identificado el día 30 de agosto en la fotografía núm. 16. Sin embargo, en el libro de inhumaciones del cementerio de Cádiz hacen corresponder esta foto al niño José Bonet Rodríguez. Por tanto creemos que quien está enterrado con este nombre en el nicho B, fila 1ª, patio 1º, línea Oeste Párvulos es Enrique Parra Sánchez.

101. Peña Láinez, Juan (30 años).

Juan Peña Láinez
Juan Peña Láinez

Hijo de Juan y Josefa, nació en Rota el 7 de marzo de 1917 y vivía en Cádiz en la calle Plocia núm. 6. Estaba casado con Milagros Martín Muñoz, con quien tenía tres hijos. Comenzó a trabajar por primera vez en los astilleros el 20 de septiembre de 1941 con el oficio de tornero y categoría de especialista de primera. Esta relación laboral finalizó pocos meses después, en enero de 1942, para continuar trabajando en los talleres Carpio hasta 1947. Regresó al astillero el 30 de mayo de este año, poco más de dos meses antes de la explosión. Su cadáver fue identificado por su cuñado, Antonio Martín Muñoz.

102. Pereira Peña, María Dolores (22 años).

Hija de Rosalía y natural de Cádiz, trabajaba como sirvienta en la Casa Cuna. Murió en el Hospital de Marina de San Carlos, de San Fernando y fue también inhumada en el cementerio de esta localidad.

103. Pérez Capella, María Luisa (27 años).

Hija de Joaquín y Martiria y natural de Madrid, donde residía en la calle Francisca Moreno núm. 6. Fue identificada el día 25 de agosto por la fotografía núm. 20. Estaba pasando la temporada en el albergue de la Sección Femenina de El Puerto de Santa María y había venido a visitar a la familia Palacios en la calle Tolosa Latour núm. 8. Iba acompañada de Julia Sáez Cabañas, que también falleció. Cuando sucedió la explosión ya se encontraban despidiéndose en la puerta.

104. Pérez del Río, José (48 años).

José Pérez del Río
José Pérez del Río

Hijo de Juan y Leonarda, nació en la localidad malagueña de Cortes de la Frontera el 1 de septiembre de 1899 y vivía en la calle San Rafael núm. 7. Estaba casado con Gloria González Delgado, con quien tenía cinco hijos: Juan, José, Alberto, Gloria, Alicia y Dolores. Tres de ellos no habían alcanzado aún la mayoría de edad. Entró en la plantilla de astilleros como mecánico el 6 de agosto de 1946, un año antes de la catástrofe. Anteriormente había trabajado en un taller de su propiedad situado en la calle Sagasta núm. 30. Falleció a las ocho de la tarde del día 19 de agosto.

105. Pérez González, Gabriel (52 años).

Hijo de José y Elvira, era natural de Almería y estaba casado con Luisa Lasala de Haro, también fallecida. Su cadáver, al igual que el de su esposa, fue identificado por el alcalde del Ayuntamiento de Chiclana, donde trabajaba como secretario.

106. Pérez Haro, José Antonio (2 años).

Nació en Cádiz el día 26 de marzo de 1945 y fue bautizado en la Parroquia de Santa Cruz el día 31 de ese mismo mes, fecha en que ingresó expósito. Fue identificado el día 3 de septiembre por la fotografía núm. 66.

107. Pérez Ramírez, Petronila (37 años).

Petronila Pérez Ramírez
Petronila Pérez Ramírez

Hija de Agustín y Juana, nació el 5 de enero de 1910. Estaba casada con Juan Martínez Soriano, con quien tenía una hija de corta edad. En aquellos días de agosto de 1947 se hallaba en el chalet de la familia Bedoya, en San Severiano, cuidando de los hijos del matrimonio, que había salido a disfrutar de la noche. Allí le sorprendió la explosión cuando en sus brazos llevaba a acostar a Rosario y Fernando Bedoya. Pocos minutos antes la cocinera le había dicho “Anda Lili, acuesta ya a los niños…”, que se habían quedado dormiditos en el salón.

108. Pérez Roldán, José María (44 años).

Hijo de Ramón y Antonia, nació en Cádiz el 7 de noviembre de 1902. Estaba casado con Ana Ruiz Pinilla, con quien tenía dos hijos: José María y Antonio. Trabajaba como empleado del Banco Hispano-Americano. Su cadáver fue identificado por su mujer. Al parecer, la explosión le sobrevino al descender del tranvía a la altura de San Severiano.

109. Puchi Sánchez, Antonio (2 años).

Hijo de Enrique Puchi Chulián e Inés Sánchez Sánchez, de quienes quedó huérfano, nació en Cádiz el 11 de marzo de 1945. Tenía dos hermanos, Francisco y Manuela. Fue precisamente su hermana Manuela quien lo entregó como albergado en la Casa Cuna el día 1 de julio de 1946. Fue identificado el día 25 de agosto por la fotografía núm. 18.

110. Quevedo Rodríguez, Mercedes (39 años).

Nació en San Fernando el 4 de enero de 1908 y estaba casada con Juan Deudero Serrano, con quien tenía tres hijos: Carmen, Juan y Mercedes. Vivían en la calle Tolosa Latour, núm. 8 A-B. Cuando su marido intentaba sacarla de los escombros de lo que había sido su casa, solo tuvo tiempo a decir: “¡Saca a los niños, a los niños!”. Su hija Carmen también falleció y su hijo Juan resultó gravemente herido.

111. Ramírez Soto, Manuel (42 años).

Manuel Ramírez Soto
Manuel Ramírez Soto

Hijo de Julio y Josefa, nació en Azuaga (Badajoz) el 5 de junio de 1905 y residía en la calle Mariana de Pineda núm. 62. Estaba casado con Manuela Vicenti Macías, con quien tenía siete hijos: Francisca, Manuel, Josefa, Andrés, Rosa, Ana María y Julia. Su esposa estaba nuevamente embarazada cuando falleció su marido. Comenzó a trabajar para los astilleros el 30 de julio de 1941, causando baja voluntaria un mes después. Pero en septiembre de ese mismo año retornaría a esta empresa con el oficio de ajustador y categoría de oficial de segunda.

112. Ramos Gómez, Francisca (19 años).

Hija de Benigno y Francisca, nació en Cádiz el 4 de octubre de 1927. Su padre Benigno Ramos Ruiz era policía armada y vivía en la calle Huerta Cerería. Fue enterrada en el cementerio de San José el 20 de agosto de 1947. Las autoridades judiciales y del Registro Civil confundieron su identidad con la de la cocinera de la Casa Cuna, Francisca Zamorano Gómez, al dejarse guiar por el parecido de los apellidos. De hecho, en la ficha de inscripción registral del fallecimiento de Francisca Zamorano se decía que ésta se correspondía con la de Francisca Ramos, procediendo erróneamente a anular la ficha de la cocinera, un error que gracias a la labor de investigación de José Antonio Aparicio Florido, autor de la “La noche trágica de Cádiz”, está ya judicialmente resuelto.

113. Reyes Almagro, Vicente (40 años).

Vicente Reyes Almagro
Vicente Reyes Almagro

Hijo de Juan y Dolores y natural de Medina Sidonia, nació el 22 de marzo de 1907. Estaba casado con Francisca Montero Luna, con quien tenía dos hijos. Era el jardinero de “Villa Rosa”, propiedad de Rafael Echevarrieta Madaleno, chalet situado en la calle Tolosa Latour. Allí residía con su familia, dedicándose su esposa al cuidado doméstico de la casa. Vicente fue rescatado y trasladado al Hospital de San Carlos de San Fernando, donde falleció. Su esposa, Jerónima Morales Montoya, también resultó herida, así como su hija Dolores.

Estaba adscrito a la plantilla de astilleros, donde comenzó a trabajar el 16 de enero de 1931. Seis meses después fue dado de baja por exceso de personal, pero tres años después retornaría a la empresa de forma definitiva. Su primer oficio en la empresa fue de peón de movimiento, pero pasó por casi todos los oficios: movimiento, pintor, guarda, fundición, maquinaria, peón, vagones, vigilante y servicios varios.

114. Ríos Arenas, María del Carmen (2 años).

Nació el día 2 de abril de 1945 en Jerez de la Frontera, donde fue bautizada en la Parroquia del Salvador y San Dionisio el 4 de julio de 1945, ingresando como expósita el día 25 de enero del año siguiente. Fue identificada el día 30 de agosto por la fotografía núm. 26.

115. Ríos Coca, María (57 años).

Hija de José y Catalina, nació en Paterna de Rivera el 19 de diciembre de 1889 y residía en la calle José Cerezo núm. 23. Estaba casada con Blas Sánchez García, con quien tenía dos hijos: José y Manuel. Fue identificada por su hijo, Manuel Sánchez Ríos.

116. Rodrigo Paredes, Ana (13 años).

Era hija de Pedro Rodrigo Sabalette, viudo de Rosario Paredes y González de la Torre. Murió junto al resto de su familia en el chalet de la calle 24 de Julio núm. 6, propiedad de su abuela, donde estaban pasando la temporada. La muerte les sobrevino mientras se encontraban sentados a la mesa durante la cena. Su cuerpo y el de su hermano Rodrigo aún se estaban mirando el uno frente al otro.

117. Rodrigo Paredes, Pedro (10 años).

Hermano de la anterior.

118. Rodrigo Sabalette, Pedro (43 años).

Hijo de Leonardo y Ana, y natural de Belascoain (Bilbao), era viudo de Rosario Paredes y González de la Torre —hermana del conocido armador Manuel Paredes y recientemente fallecida—.Tenía tres hijos: Ana, Pedro y Constantino. Salvo este último, que resultó gravemente herido, los otros dos también murieron en la catástrofe. Pedro Rodrigo Sabalette era catedrático de Patología Médica de la Facultad de Medicina de Sevilla y su muerte fue muy sentida por toda la clase médica española. Lo reconocieron por el anillo de casado que aún llevada en el dedo de una mano, que era lo único que sobresalía de entre los escombros.

119. Rodríguez Sánchez, Concepción (26 años).

Era natural de San Fernando pero trabajaba como sirvienta en la Casa Cuna, donde le sorprendió la explosión. Su hermana Ana declaró su pérdida ante la Comisión Pro-Damnificados de la catástrofe. Fue identificada por la fotografía núm. 27.

120. Román Pérez, Rita (36 años).

Era natural de Tarifa, aunque residía en Jerez, y estaba casada con Benito Ortegón, con quien tenía un hijo. Trabajaba como sirvienta de la Casa Cuna. Falleció en el Hospital de Mora a consecuencia de las heridas sufridas y fue identificada el día 25 de agosto por la fotografía núm. 50.

121. Romero Ambrojo, Miguel (37 años).

Miguel Romero Ambrojo
Miguel Romero Ambrojo

Hijo de Miguel y María Antonia, nació en Pueblonuevo del Terrible (Córdoba) el 8 de febrero de 1910 y residía en la calle Jabonería, núm. 4. Estaba casado con Valentina López Durán, que trabajaba como empleada del hogar en la calle Adriano núm. 49. Entró a trabajar en los astilleros el 29 de julio de 1943 como tornero, con la categoría de oficial de primera. Su cadáver fue identificado por su esposa.

122. Rossi Sánchez, María (46 años).

Nació en San Fernando el 20 de julio de 1901. Era pariente de María Luisa Ruiz Rossi, con quien residía en la calle Tolosa Latour núm. 5, donde le sobrevino la muerte. Su cadáver fue identificado por Antonio Magaña Jurado, que el día 19 de agosto por la tarde la vio en el depósito de cadáveres. Sin embargo en el libro de inhumaciones del cementerio de Cádiz no hay constancia de su enterramiento, aunque los indicios apuntan a que fue enterrada como “Hembra sin identificar”, correspondiéndole presumiblemente la fotografía núm. 54.

123. Ruiz Jurado, Ana (20 años).

Hija de Francisca, nació en Cádiz el 13 de enero de 1927. Trabajaba como sirvienta en la Casa Cuna, donde residía y donde tenía albergada a una hija de tres años llamada Francisca. Su hermana Francisca Ruiz Jurado declara su pérdida ante la Comisión Pro-Damnificados de la catástrofe.

124. Ruiz Rossi, María Luisa (43 años).

Hija de Antonio y María, nació en San Fernando el 7 de marzo de 1904. Estaba casada con Juan Cano Delgado, con quien tenía dos hijos: José y Juan Antonio. La muerte le sobrevino en su chalet de la calle Tolosa Latour núm. 5, muy cerca del Sanatorio Madre de Dios, en el momento en que se encontraba preparando la mesa para cenar. Con ellos  se encontraba también María Rossi Sánchez, pariente directo de María Luisa.

Su marido, Juan Cano Delgado, y su hijo José resultaron heridos y fueron ingresados en el hospital, tiempo durante el cual ambas mujeres permanecieron enterradas y sin identificar hasta que Juan Cano recibió el alta médica y pudo reconocer a su esposa entre las fotografías expuestas en el tablón del cementerio. No consiguió identificar a María Rossi, pero seguro de su muerte declaró la pérdida de ambas ante la Comisión Pro-Damnificados de la catástrofe.

125. Sáez Cabañas, Julia (25 años).

Hija de Román y Julia, nació en La Bañeza (León) el 28 de febrero de 1922 y residía en Madrid en la calle Francisca Moreno núm. 6. Había venido a pasar el verano en el albergue de la Sección Femenina de El Puerto de Santa María en compañía de María Luisa Pérez Capella. Su cadáver fue reconocido por Ponciana Postigo Arias, que durante el proceso de identificación dio el nombre de Elvira en lugar de Julia, que es su nombre correcto. Julia era funcionaria del Instituto Nacional de Previsión de Madrid y se encontraba de visita en la casa de la familia Palacios, acompañada de su amiga y vecina María Luisa Pérez Capella. La explosión les sorprendió cuando emprendían el regreso.

126. Sales Saunt, Manuel (20 años).

Era hijo de Manuel y de Concepción y natural de Barcelona, donde vivía en la calle San Alejandro núm. 57. Marinero perteneciente a la tercera brigada de la Base de Defensas Submarinas. La mala suerte o la fatalidad quisieron que el 18 de agosto fuera también su último día de permiso, reincorporándose a la base. Durante los primeros días se le dio por desaparecido al igual que a los centinelas del polvorín que estalló, Jesús Gabriel Palma Ruiz y Andrés Sánchez Orozco. Sin embargo su cadáver sí apareció, a diferencia de los otros dos, aunque fue uno de los últimos en ser encontrado entre todas las víctimas de la explosión. Lo enterraron el 31 de agosto en el cementerio de Cádiz.

127. Sánchez Flores, Modesto (9 años).

Hijo de Modesto y Dolores, nació en Cádiz el 28 de julio de 1938 e ingresó albergado el día 14 de junio de 1943 a los cinco años de edad. Fue identificado por su madre.

128. Sánchez García, Juan Gabriel (1 año).

Nació el día 15 de noviembre de 1945 en Jerez de la Frontera, ingresando expósito el día 19, a los tres días de edad. Fue identificado el día 3 de septiembre por la fotografía núm. 23.

129. Sánchez Herrero, Diego (11 meses).

Natural de Jerez de la Frontera, nació el 10 de septiembre de 1946 e ingresó expósito a los once días. Fue internado en la Casa Cuna después de ser entregado en la Receptoría de Expósitos de su localidad natal. Le correspondió la fotografía núm. 14 y fue enterrado, al igual que la mayoría de las víctimas, el día 20 de agosto —muy probablemente sin identificar aún— en el nicho A, fila 1ª, patio 1º de la línea Este Párvulos. Al parecer sor Gloria Ramos Limones le identifica el 3 de septiembre gracias a la fotografía. Es lógico pensar que fue en este momento cuando se dejaría definitivamente constancia de su nombre en el libro de enterramientos del cementerio de San José de Cádiz bajo el asiento “DIEGO (EXPOSITO)”. Ni en este libro ni en ninguna lista consultada aparecen sus verdaderos apellidos, a excepción del libro de expósitos 196 bis, donde figura su expediente.

Los jueces instructores de la investigación abierta por la Marina lo inscribieron en su lista de fallecidos con el nombre de Diego Copano Calvo, mezclando su nombre con los apellidos de otro niño de su misma edad, Manuel Copano Calvo. Este niño, al que desde un primer momento la Casa Cuna dio por muerto, tenía la misma edad y un plomo correlativo al anterior, el núm. 46. Con posterioridad al 27 de agosto de 1947 debieron comenzar las rectificaciones manuscritas que constan en el expediente de Diego y en varias listas editadas por la institución en las que se leen aclaraciones como “desaparecido”, “en paradero desconocido”, “ignorada localización”, “desaparecido, sin localizar”, relacionándose esta supuesta desaparición con la fecha de la explosión. Al mismo tiempo se enmienda el expediente de Manuel Copano Calvo, tachándose toda referencia a su defunción, frases como “Fallecido en la catástrofe del 18 de agosto de 1947”.

130. Sánchez López, Jesús (1 año).

Nació el 24 de diciembre de 1945 en Jerez de la Frontera, donde fue bautizado en la Parroquia del Apóstol Santiago y de la Victoria el día 26 de ese mismo mes, ingresando expósito el 31 de diciembre, el día de fin de año. Fue identificado por sor Gloria Ramos Limones el día 3 de septiembre en la fotografía núm. 57. En algunas listas apareció su nombre sólo como “Niño Jesús” ó “Jesús (Expósito)”.

131. Sánchez Orozco, Andrés (21 años).

Hijo de Alfonso Sánchez Carrasco y Teresa Orozco Mérida, vivía en Marbella (Málaga) en la calle Lucero núm. 3. Tenía seis hermanos: María, Teresa, Juan, Encarnación, Alfonso y Antonio. Marinero perteneciente a la segunda brigada de la Base de Defensas Submarinas. En el momento de la deflagración estaba de guardia en el almacén de minas núm. 1, por lo que su cuerpo resultó prácticamente volatilizado.

132. Sánchez-Romate Cañas, María Dolores (4 años).

Hija de Manuel Sánchez-Romate Sambruno y Josefa Cañas, nació en Algeciras el 16 de noviembre de 1942. Su padre era teniente de navío y estaba destinado en el Grupo de Lanchas Rápidas con sede en Puntales, residiendo en un chalet situado en la pista de Torpedos, junto a la Base de Defensas Submarinas.

Esta residencia resultó destruida por la explosión, pero sin embargo la muerte no le sobrevino dentro de la casa, como aseguraba la revista Brisas. Iban juntos paseando hacia allí, muy cerca del origen de la explosión, y Manuel llevaba a sus dos hijas de la mano cuando el fuerte viento generado por el brutal estallido se las arrebató de entre los dedos. María Dolores, la pequeña, falleció mientras que su hermana resultó herida con grandes desgarros en la cara y parietal derecho , resultando su madre herida leve en una rodilla.

133. Santaló del Pozo, Concepción (74 años).

Hija de Enrique e Inés, nació en Puerto Real el 20 de mayo de 1873. Según se puede deducir del padrón municipal de 1945, esta mujer vivía o se hallaba internada en lo que parece un asilo de ancianos situado en la calle Santo Cristo, núm. 2. Falleció a la una y media de la madrugada, desconociéndose el motivo que pudo provocarle la muerte.

134. Saralegui Cuercun, Josefa (61 años).

Nació en Obaños (Navarra) el día 12 de enero de 1886. Al igual que sor Concepción, pertenecía a la dotación del Asilo de San José y pasaba unos días en la Casa Cuna, donde le sorprendió la explosión.

135. Sevillano Utrera, Manuel (1 año).

Nació en Cádiz el día 4 de julio de 1946 y fue bautizado en la Parroquia de Santa Cruz el día 10 de ese mes, ingresando como expósito al día siguiente. Fue identificado el día 3 de septiembre en la fotografía núm. 56.

136. Soria Bauzada, Victoria (2 años).

Hija de Anselmo y Carmen, nació en Cádiz el 2 de mayo de 1945 y vivía en la calle Pintor Viniegra núm. 65. Su madre, Carmen Bauzada Barragán, y su abuela, Isabel Barragán Ruiz, también fallecieron en la catástrofe.

137. Squella Martorell, Gabriel (29 años).

Era hijo de Gabriel Squella y Rossinyol y María de las Mercedes de Martorell y Téllez-Girón, marqueses de Menas-Albas. Nació en Ciudadela (Menorca) el 9 de octubre de 1918 y era el primogénito de seis hermanos: Ricardo, María Josefa, Ángela, Jaime y Francisco de Borja. Era teniente auditor y estaba destinado en el Instituto Hidrográfico, en cuyas ruinas murió sepultado. En el momento de la explosión estaba hablando en la entrada del Instituto con el segundo de la base, Rafael Benavente, quien sí pudo sobrevivir a la lluvia de piedras que se les vino encima. Gabriel tenía previsto casarse en la primavera del año siguiente.

138. Teruel Ruiz, Vicenta (?).

Nació en Linares (Jaén) y era hija de J. Miguel y Juana. Trabajaba como sirvienta en la Casa Cuna, donde pereció. Se entierra como “Hembra sin identificar”, correspondiéndole la fotografía número 52. En las listas publicadas por la Armada queda plenamente identificada y así consta en el libro de defunciones del Registro Civil. Sin embargo su identificación no quedó reflejada en el libro de inhumaciones del cementerio de Cádiz.

139. Tornell Martínez, Manuel (13 años).

Hijo de Manuel Tornell Gomaz y Josefa Martínez, nació en Cartagena el 4 de noviembre de 1933. Fue identificado por su padre en la fotografía núm. 64, pero su cadáver tuvo que ser exhumado al haberle surgido dudas al padre, ratificándose posteriormente. Murió en la casa de la familia Deudero, donde jugaba con uno de sus hijos.

140. Torres Muñoz, Juan (16 años).

Hijo de José Torres de los Reyes y Mariana Muñoz Peña, nació en Cádiz el 25 de diciembre de 1928. Trabajaba en el cocedero de gambas de A. Benítez, ubicado en la Carretera de Astilleros, donde estaba entrando cuando se produjo la explosión.

141. Toscano de los Reyes, Antonio (16 años).

Antonio Toscano de los Reyes
Antonio Toscano de los Reyes

Hijo de Eloisa de los Reyes Barragán, viuda de Francisco Toscano, nació en Cádiz el 18 de diciembre de 1930. Estaba soltero y vivía con su madre en la calle Obispo Urquinaona núm. 5. Su hermano Francisco era también mecánico de Astilleros. Comenzó a trabajar en los astilleros el 19 de diciembre de 1944 con el oficio de tornero y categoría de aprendiz de segundo año, siendo destinado al taller de maquinaria. Estaba encuadrado en la Sección de Centros de Trabajo del Frente de Juventudes. Antonio Toscano de los Reyes iba por el camino de los astilleros para incorporarse al turno de noche cuando le sorprendió la explosión.

142. Tovar Jiménez, José (62 años).

Hijo de Luis y María del Carmen, era natural de Málaga y estaba casado con Encarnación Real, con quien tenía seis hijos. Trabajaba como empleado de RENFE. Murió en la clínica del doctor Sicre, donde se encontraba convaleciente de una operación. La clínica del doctor Sicre, ubicada en extramuros, quedó muy dañada por la explosión. José Tovar Jiménez estaba ya casi totalmente restablecido e iba a ser dado de alta el día 20 de agosto.

143. Utrera Marín, Juana (38 años).

Hija de Manuel Utrera y Petra Marín Acosta, nació en Cádiz el 9 de febrero de 1909. Era sirvienta de Carlota Latorre Sánchez de Lamadrid. Su cadáver fue identificado por su hermano José. Falleció en el chalet de la calle Tolosa Latour propiedad de la mencionada Carlota Latorre. Su madre, que debía estar acompañando a su hija, resultó herida grave, siendo dada de alta el 3 de octubre.

144. Varela Lamelas, Rogelio (22 años).

Hijo de Modesto y Carmen, nació en la localidad gallega de Cariño (La Coruña) el 3 de abril de 1925, por lo que era paisano de otro de los fallecidos en el cuartel, Rosendo Loureiro López. Marinero perteneciente a la dotación del Instituto Hidrográfico. Su cadáver fue el último en ser encontrado entre todas las víctimas de la explosión, siendo enterrado el 3 se septiembre siguiente, lo cual significa que permaneció desaparecido durante dos semanas. El 3 de septiembre de 1990, es decir, cincuenta y tres años después, sus restos fueron exhumados y trasladados a su tierra natal.

145. Vega Nieto, Francisco (9 meses).

Nació el 8 de noviembre de 1946 en Jerez de la Frontera y fue bautizado en la Parroquia del Apóstol Santiago y de la Victoria el día 16 de ese mes, ingresando expósito el día 13 de febrero siguiente. Fue identificado el día 3 de septiembre por la fotografía núm. 62.

146. Villar Rey, María América (42 años).

Hija de José y Dolores, nació el 16 de julio de 1905 en Estrada (Pontevedra) y residía en el callejón del Moro núm. 17. Estaba casada con Antonio Matos Figueira, también fallecido. A ambos les sorprendió la explosión cuando paseaban por encima del puente de San Severiano. Murió en el Hospital de Mora en la misma madrugada del día 20.

147. Zamborán Lapieza, Trinidad (30 años).

Nació el 9 de octubre de 1916 en Los Dientes (Zaragoza). Cuidaba junto con sor Gloria de los niños más pequeños de la Casa Cuna. En el momento de la explosión se encontraba hablando con sor Juliana y de pronto la cómoda se les vino violentamente encima. Atrapada y con un ligero hálito de vida, murió antes de que pudiera ser rescatada de los escombros.

148. Zamorano Gómez, Francisca.

Antonia Zamorano Gómez
Antonia Zamorano Gómez

Hija de José y Rafaela, nació el 20 de noviembre de 1909 en Villafranca (Córdoba), por lo que el día de su muerte tenía 37 años de edad. Estaba casada con Pedro González Mata, con quien tenía dos hijos: Antonio y José. Trabajaba como cocinera de la Casa Cuna, donde también vivía con sus dos hijos internados, situación a la que tuvo que recurrir al haber sido injustamente encarcelado su marido en la prisión de Burgos acusado injustamente como enemigo del Régimen. Al ocurrir la explosión los niños sobrevivieron, aunque José recibió heridas graves. Sin embargo, Francisca falleció junto a varias de sus compañeras. Antes de morir aún tuvo tiempo de decir: “¡cuidad de mis hijos!”.

Deja un comentario